QUIÉNES SOMOS       EQUIPO       JORNADAS ANTERIORES       CONTACTO       SUSCRÍBETE

María José Ruá Aguilar y Ángel Pitarch Roig, Directores de la Cátedra de Arquitectura Circular

 

Trazando el camino hacia la arquitectura circular: La colaboración entre Universidad, Administración y Sector Empresarial 

La concentración de los gases efecto invernadero en la atmósfera, ha ido aumentando debido al uso de combustibles fósiles desde la Revolución Industrial, situándose muy por encima de los niveles que debería tener de forma natural. Todo ello está ligado a un modelo económico basado en el carbono y que ha contribuido en gran medida al calentamiento global y, consecuentemente, al cambio climático. Como consecuencia, frente a un modelo de desarrollo lineal, un modelo circular se postula como más adecuado para que la actividad económica sea sostenible. Por este motivo, se plantea la necesidad de la descarbonización de la economía, con un proceso progresivo de reducción de las emisiones de carbono a la atmósfera, en todos los sectores productivos.  

 

Más de un tercio del consumo energético se atribuye a los edificios. Si se considera todo el proceso de extracción y producción de materiales de puesta en obra, fase de construcción, uso y mantenimiento del edificio y demolición y tratamiento de los residuos acabada su vida útil, las cantidades de emisiones de gases efecto invernadero asociadas a la edificación y al medio construido en general, contribuyen en un porcentaje considerable a las emisiones totales. Estos datos ponen de manifiesto el necesario cambio estructural que se debe generar en el sector de la construcción para alinearse a los principios de la circularidad. No en vano, la agenda 2030 de las Naciones Unidas, incluye un Objetivo de Desarrollo Sostenible, concretamente el 11, centrado en las ciudades y comunidades sostenibles, conscientes del papel que se puede desempeñar, desde este sector.  

 

En este contexto, la Cátedra de Arquitectura Circular, nace como fruto de la firma de un convenio de colaboración, 2021, entre la Generalitat Valenciana y la Universitat Jaume I (UJI) y tiene como objetivo principal impulsar la transición hacia un modelo circular en materia de Arquitectura y entorno construido. En 2023, este convenio se articula a través de la Vicepresidencia Segunda y Conselleria de Servicios Sociales, Igualdad y Vivienda, y desde la UJI, se planifican y desarrollan actividades de investigación, docencia y difusión sobre estrategias que fomenten la Arquitectura Circular, alineada con el modelo económico circular. Con ello, se pretende promover un uso eficiente de los recursos, disminuir los residuos, y reutilizar materiales e incrementar su vida útil, creando valor añadido, de manera responsable con el medio ambiente y las personas. 

 

El medio construido es muy complejo, y se pueden considerar distintas escalas de actuación sobre él, desde la escala menor, que constituirían los materiales y otros recursos necesarios para construir, hasta la escala urbana, más relacionada con la planificación urbanística del territorio. También se puede considerar la actuación en fases diferentes del proceso constructivo, desde las fases iniciales de diseño, pasando por la extracción de materias primas, la fabricación de los productos que después se pondrán en obra, hasta las fases de utilización, reparación y mantenimiento durante la vida útil del edificio, llegando hasta la recuperación o reutilización de elementos, una vez finalizada la vida útil, para el reaprovechamiento de los recursos. 

 

En el caso de los materiales cerámicos, estos constituyen una importante fuente de recursos materiales en la construcción de los edificios. Datos de 2020, del Consejo General de la Arquitectura Técnica de España, CGATE y el Consejo Superior de Colegios de Arquitectos de España, CSCAE, sobre ratios nacionales de generación de residuos de construcción y demolición, en España, apuntan a porcentajes importantes de este tipo de materiales. Los materiales cerámicos, tanto en peso como en volumen, constituyen la fracción porcentualmente más elevada, seguidos de maderas y hormigones, yesos, etc. Por ejemplo, en la zona mediterránea litoral, en edificación residencial y terciario, materiales de tipo “tejas y materiales cerámicos” y “mezclas de hormigón con ladrillos, tejas y materiales cerámicos” (códigos LER 17 01 03 y 17 01 07, respectivamente), suman el 42,25 % del total. Estos datos ponen de manifiesto el papel que pueden jugar los materiales cerámicos en el alineamiento con los criterios de circularidad. 

 

La optimización de los procesos de producción es un punto clave en este objetivo de sostenibilidad, como lo es el reaprovechamiento de los residuos cerámicos para su recuperación como materia prima en nuevos productos de la construcción. Los procesos industriales van alcanzando cada vez mayor eficiencia, y la durabilidad de estos productos es generalmente un factor a favor de los materiales cerámicos, como criterio de sostenibilidad y circularidad, al aumentar la vida útil de los productos; también lo es la facilidad de mantenimiento que generalmente se atribuye a este tipo de materiales. El verdadero reto sobre el que se trabaja desde el ámbito de la investigación es la optimización en el reaprovechamiento del recurso para darle una segunda vida e incorporarlo al ciclo circular para reducir la necesidad de materias primas. En este sentido, la separación efectiva de las fracciones cerámicas, habitualmente difícil por la puesta en obra junto a otros materiales, pone de manifiesto la importancia de optar por sistemas constructivos más industrializados, para facilitar el desmontaje y recuperación; otro punto importante es las posibilidades de reaprovechamiento, como puede ser su uso de estos materiales tras su primer uso, para obtener hormigones sostenibles, en los que se trabaja actualmente en investigación. Es el caso de las líneas de investigación en las que se analizan las posibilidades de utilización tanto de los residuos de testillo cerámico cocido como del polvo de rectificado o pulido como sustituto parcial del cemento o de los áridos para obtener hormigones más sostenibles. 

 

Desde la Cátedra de Arquitectura Circular de la UJI se está trabajando tanto es estas líneas de investigación como en la difusión de los conceptos de la economía circular aplicados a la arquitectura y los trabajos de las empresas que los están aplicando, para conseguir entornos urbanos construidos más sostenible y respetuoso con el medio ambiente. 

 

 

María José Ruá Aguilar

Ángel Pitarch Roig

Directores de la Cátedra de Arquitectura Circular