OPORTUNIDAD: La ciudad saludable

El incremento de la tercera edad y la preocupación por la salud abren nuevas posibilidades para los productos saludables en las ciudades
Más de la mitad de la población de la Tierra vive en ciudades. Existen en el mundo 28 megaciudades que albergan a más de 450 millones de personas. Aunque esta concentración de población no significa que el individuo se sienta acompañado. Es necesario que la ciudad favorezca las relaciones interpersonales, lo cual juega un papel fundamental en el desarrollo integral de la persona. Este tipo de actuaciones se podrían englobar en una nueva corriente del pensamiento en urbanismo que aboga por las ciudades como elementos que fomenten la salud de los ciudadanos.
 
The Healthy Cities Movement es un movimiento global que pretende convertir las ciudades en lugares saludables desde diferentes puntos de vista: seguridad, autorrealización, salud humana, etc. Por ejemplo, destaca la importancia de la ciudad como lugar eminentemente peatonal, inciden en las políticas verdes y abogan por estrategias de inclusión social que disminuyan los niveles de pobreza. En cualquier caso, el ‘empoderamiento’ de los ciudadanos es la clave para llevar estas estrategias a cabo y la participación ciudadana provee de las herramientas necesarias.
 
 

TERCERA JUVENTUD

El incremento constante y paulatino de la esperanza de vida, tiene como consecuencia un incremento de la población anciana, con buena salud y un elevado grado de actividad. La OMS lo califica como “envejecimiento activo”. Esta tercera juventud es más vulnerable, a menudo marcada por necesidades sanitarias. Por ello, algunas ciudades como Madrid o Barcelona ya tienen implantado un servicio de teleasistencia para facilitar dichas necesidades. Por otro lado, se ha demostrado que el aislamiento en estas edades no favorece el bienestar y la salud. Mantener el contacto y la socialización favorecen el mantenimiento de una buena salud tanto física como psicológica.
 
VINCLES es un proyecto en el que participa la ciudad de Barcelona. Desarrolla una plataforma digital de fácil uso que a modo de red social de familiares, amigos y cuidadores busca dar atención a las personas que se sienten solas. 
 
Japón es hoy en día el país más longevo del mundo, según un informe de la OMS publicado en 2014. Cuenta con la esperanza de vida más elevada del planeta en el caso de las mujeres -87 años- y la 8ª más alta del mundo en hombres -80 años-. Es por ello que este país y otros en los que el envejecimiento de la población es una tendencia creciente, buscan soluciones que alivien la soledad y el aislamiento de sus mayores, a la vez que se proponen soluciones que adapten la ciudad a los habitantes más ancianos.
 
Andador automático, desarrollado por INDRA. 
 
LA CIUDAD COMO GIMNASIO
 
Se observa un creciente interés por el bienestar, la salud física y las actividades deportivas en la ciudad. El jogging dio paso al footing y en los últimos años es el running, como deporte en auge.
Correr por la ciudad, con las nuevas tecnologías como facilitadoras. Cada vez se organizan más eventos donde los runners reciben dispositivos electrónicos que permiten generar un registro de la marca realizada, por ejemplo.  Los terminales móviles también facilitan este tipo de actividades con aplicaciones para todos los gustos (endomondo, runtastic…).
La empresa BIG arquitects ha creado Superkillen, un parque en la ciudad de Copenhague, donde agrupa objetos iconos de 60 países distintos para realizar diferentes actividades físicas.
 
 
MEJORA EL ENTORNO, MEJORA LA SALUD
 
Las Ciudades Inteligentes también pueden colaborar a mejorar la salud física de sus habitantes, de forma pasiva para el usuario.  Mejorar las condiciones del entorno puede ayudar a que el usuario mejore su salud, solamente con interactuar con el entorno. De esta forma, se investiga con materiales con capacidades regenerativas, por ejemplo, materiales fotocatalíticos con capacidad para purificar el ambiente.
 
Instalación del proyecto Light2Cat de cementos con propiedades fotocatalíticas. La instalación se encuentra en la ciudad de Valencia y durante 2015 se han tomado muestras para ver el potencial de absorción de contaminación del producto.
 
 
CLAVES:
 
1.Gran cantidad de oportunidades para todos los subsectores, en la actualidad existen multitud de necesidades no cubiertas para personas mayores.
2.Diseñar aplicaciones que favorezcan las relaciones intergeneracionales.
3.La tecnología desarrollada puede vincularse a otros aspectos vitales como la alimentación o el sueño.
4.Los objetos de la ciudad puede comunicarse con el individuo y ofrecerle fórmulas novedosas para realizar ejercicio.
5.Investigación y desarrollo de materiales innovadores que mejoren la calidad del entorno en la ciudad (calidad del aire, contaminación…).
6.Aprovechar las soluciones biomiméticas para introducir funcionalidades a los productos.

 

Pepa Casado D'Amato

Responsable del Observatorio de Tendencias del Hábitat

Unidad de Inteligencia Competitiva. Área Hábitat.