OPORTUNIDAD: Design Management para la cerámica española

Sin duda el design management, o gestión del diseño, es una herramienta potente para el product manager a la hora de establecer la línea editorial y la estrategia de la empresa, introduciendo herramientas que permitan controlar los procesos creativos a la

En los últimos años las escuelas de negocios de todo el mundo están incluyendo el design management como una asignatura más dentro de sus programas académicos. Los datos los avalan, según ENISA  las empresas de mayor crecimiento en España son las que mejor organizan internamente la función del diseño. Otros estudios en este sentido, como el llevado a cabo por National Agency for Enterprise and Housing de Dinamarca, “las empresas que han aumentado su inversión en diseño obtuvieron un 40% de crecimiento adicional comparado con aquellas empresas en las que la actividad del diseño se mantuvo constante o disminuyó”.

Sin duda el design management, o gestión del diseño, es una herramienta potente para el product manager a la hora de establecer la línea editorial y la estrategia de la empresa, introduciendo herramientas que permitan controlar los procesos creativos a la vez que se construye una organización eficiente para las tareas del diseño. Es por tanto una de las herramientas imprescindibles que permiten introducir innovaciones de producto a través de procesos planificados, mesurables y controlados.

Un caso paradigmático en este sentido es el de la empresa francesa Decathlon que cuenta con un campus de I+D de 20.000 metros cuadrados y que emplea de forma directa a 40 investigadores, casi todos ingenieros o médicos. Dentro de este campus se generan nuevos productos para las más de 20 marcas que gestiona Decathlon, que compiten cada año en  los Innovation Awards, unos premios internos para decidir el mejor producto del año.

Otro de los ejemplos clásicos de gestión de innovación orientada a producto, esta vez n nuestro país, es el caso de Roca Innovation Lab, una unidad de la marca completamente dedicada a la generación de nuevos conceptos de producto adaptado a las tendencias sociales y de uso que los investigadores del laboratorio detectan. Dentro de este departamento trabajan con grupos multidisciplinares y se han llegado a desarrollar diferentes productos que hoy en día están en los mercados y les posicionan como una empresa referente en lo relativo a innovación. Uno de los ejemplos más interesantes es su sistema W+W, que reutiliza las aguas grises del lavabo en la cisterna del wc.

Dentro del sector cerámico es interesante la trayectoria de Peronda a través de su marca Harmony y su Peronda Fashion Lab, un ‘laboratorio’ en el que colabora con artistas y profesionales de diferentes disciplinas y del que ya han salido algunos resultados llamativos. Uno de los últimos ha sido la colección Scales que han sacado junto al estudio valenciano Mut Design, una pieza que reinterpreta el concepto de baldosa blanca de pequeño formato. En nuestro sector marcas como Inalco, Gespania o Porcelanosa a través de Butech, exploran nuevos mercados a través de innovaciones de producto que ponen en valor el diseño y la arquitectura, abriendo nuevos mercados para el sector español. En el extranjero no se quedan atrás marcas como Mutina, que pone en valor el trabajo con grandes diseñadores externos, o Bisazza, que en los últimos tiempos está apostando también por azulejo hidráulico firmado por profesionales de renombre como Jaime Hayón o Paola Navone.

Sin duda el camino de la diferenciación pasa por aplicar estrategias de producto que permitan, no solo lanzar colecciones distintas a la competencia, sino abrir nuevos mercados y explorar otros perfiles de consumidores menos habituales a los que estamos acostumbrados dentro del sector.