OPORTUNIDAD: Crecimiento de la clase media en China

En los últimos años la economía china ha crecido a un ritmo vertiginoso, poco a poco el ritmo cae, pero la clase media se afianza.

Durante años China ha sido un destino al que deslocalizar la producción en la búsqueda de reducción de costes, pero el crecimiento anual en torno al 10% ha generado la aparición de una boyante clase media, por lo que el gigante asiático ya no es visto solo un lugar con mano de obra barata, sino también un mercado de oportunidades para la venta de productos. No en vano, el 22% de la población mundial (1.340 millones de personas) vive en este país.

 

Según datos de Naciones Unidades existen 69 millones de hogares que pertenecen a la clase media y 53 millones que se consideran clase media-alta. En la actualidad el consumo privado representa el 37% del PIB, según datos que dio a conocer la consultora Souyou  en una jornada sobre oportunidades de negocio en China organizada por CEEI Castellón el pasado viernes. El gobierno chino tiene el objetivo de incrementar la calidad de vida de su población y cada año está incorporando 40  millones de personas a la clase media. Un indicador de este incremento de la clase media son las ventas de smartphones en el país que en el primer trimestre de 2015 ascendieron a casi 100 millones de unidades (Fuente: IDC). Esta cifra ha descendido casi un 5%, lo que indica que la clase media poco a poco se va estabilizando.

Debido al aumento de la renta per capita el mercado de la construcción, los materiales y el mobiliario están creciendo, y se demandan productos de mayor calidad y con mejores acabados. Aunque las previsiones son de crecimiento, los datos actuales muestran un estancamiento del sector. En lo relativo al mercado inmobiliario, la construcción residencial ha descendido en el en 2014. Sin embargo las nuevas políticas para atraer la inversión extranjera están surtiendo efecto y se esperan posibles crecimientos, aunque siempre más moderados. Tomando como referencia Beijing el precio de la vivienda ha caído en un 5,4% por metro cuadrado en 2014 según la consultora experta en China Savills. Los datos en lo referente al sector de baldosas cerámicas sin similares y por primera vez las empresas chinas han registrado bajadas en sus exportaciones, con caídas de hasta el 22.8% en Sudamérica.  Aún así China es un país extenso y con crecimiento desigual, por ejemplo el mercado residencial en Hong Kong vive un buen momento con un incremento de las ventas con especial incidencia en el mercado del lujo y un incremento de los precios.

 

En la actualidad el 70% de los productos de lujo comprados por chinos se adquiere fuera de China (Fuente: Bain & Company) o a través de servicios como el llamado Daigou, un canal de comercio para compra productos de lujo en el extranjetro. Por tanto, China se está convirtiendo en una oportunidad para el mercado de las marcas de lujo y en el que además se están refinando los gustos. Aparecen cada vez más consumidores que ven los productos y el diseño europeo como símbolos de estatus.

 

Proyectos como Homwo, un centro comercial de hábitat y estilo de vida impulsado por 3 jóvenes diseñadores valencianos, lleva diseño made in Spain a un consumidor que se siente atraído por este tipo de productos, entre el exotismo y el alto diseño. 

 

Según el área de internacionalización Cámara de Comercio Castellón, el mobiliario para hogar es la categoría que más se importa a China, un 104% más que el mobiliario de oficina y tanto el mueble italiano como el español son los más valorados por su diseño. También en iluminación se siguen las tendencias imperantes en el continente europeo.

Sabrina Veral Borja

Responsable del Observatorio de Mercado

 

Unidad Inteligencia Competitiva. Área Habitat.

 

Saber más: