OPORTUNIDAD: Asia Pacific Economic Outlook

Revisamos el estado de los países asiáticos China, Japón, Malasia y Singapur, a través de un resumen del informe de Deloitte del primer trimestre de 2015 “Asia Pacific Economic Outlook”
Asia Pacific Economic Outlook - portada

China

¿Más cerca de la deflación?

 

La economía China creció de forma modesta desde Noviembre de 2014, aunque a nivel anual, la producción subió en 2014 un 7,2% respecto al año anterior, más lento también de lo esperado.

Las ventas minoristas subieron un 11,7% respecto al año anterior.

En noviembre los precios de producción continuaron y aceleraron su descenso consecutivo de 33 meses, cayendo un 0,5% respecto al mes anterior. Esta disminución vino derivada de la disminución de los precios de energía y otras materias primas, la débil demanda interna y el exceso de capacidad. Los precios del consumidor por su lado cayeron un 0,2% en noviembre respecto al mes anterior y se incrementaron solo un 1,4% respecto año anterior, siendo esta cifra la más baja desde 2009. Esta disminución refleja también el impacto de la disminución de precios de la energía y la debilidad de la demanda doméstica.

El gobierno de China está impulsando en mayor grado, medidas de fomento de la inversión mientras que no está impulsando de la misma forma el flujo de crédito para que revierta en el fomento y estímulo del consumo, que es el verdadero problema. El gobierno va a acelerar el gasto en proyectos de infraestructura este año pero el problema de está política es que no va a atacar el verdadero desequilibrio de la economía China. China ya gasta excesivamente en inversión, mientras que el gasto del consumidor es el que debe crecer. Son medidas cortoplacistas pero que no solucionan el problema que tiene que venir por un cambio en la estructura de la economía.

 

Japón

Nuevas esperanzas para 2015

 

Los esfuerzos en curso para sacar a la economía de una deflación que ha durado una década y media se han visto afectados negativamente por la reciente y fuerte caída de los precios del petróleo. La inflación de precios al consumo cayó al mínimo en 17 meses, situándose la caída en un 0,4% en noviembre.

Aunque los datos menusales sobre ventas minoristas, producción industrial y exportaciones sugieren que la economía pudiera salir de la recesión, las perspectivas de crecimiento para el primer trimestre de 2015 siguen siendo sombrías.

Se están tomando acciones políticas muy rápidas para impulsar el crecimiento y proporcionar un poco de alivio a los consumidores tras la subida de impuestos, además de un paquete diseñado para ayudar a pequeñas empresas y hogares cuyos ingresos se han visto afectados por la depreciación del yen y el aumento de los costes de los insumos. También se pretende impulsar las economías locales de Japón, la infraestructura y las obras públicas.

 

Malasia

En el cambio de la reforma fiscal

 

En noviembre de 2014, el gobierno de Malasia anunció que abandonbaa la política de subsidios a los combustibles a partir de diciembre, de manera que los precios internos de los combustibles se harán de acuerdo a los precios internacionales promedios. Esta no es la única medida tomada dentro de su nueva reforma fiscal, otras tiene que ver con el pago de una tasa por servicios que está dirigida a aumentar los ingresos. Se pretende en última medida mejorar el atractivo inversor del país.

De particular preocupación para la economía de Malasia es la economía de la zona euro en debilidad y la desaceleración del crecimiento en China, debido a que las exportaciones cayeron en octubre de 2014 un 3,1 respecto al año anterior.

La economía China está tratando de alejarse de las inversiones e impulsando un modelo de crecimiento basado en el consumo, en la demanda. Para Malasia esto ha supuesto por ejemplo una caída en las exportaciones de productos básicos como el caucho natural.

La economía malasia también tendrá que lidiar con la desaceleración de la inversión residencial, actividad que se enfrenta a un debilitamiento de precios de la vivienda y a una postura monetaria restrictiva. En consecuencia, el crecimiento de la inversión total fija no es probable que aumente por encima de un 4% en 2015, mientras que el crecimiento de las exportaciones es probable que se reduzca al 4 o 4,5%.

El consumo privado ha sido un factor clave del crecimiento económico en los últimos años.

Sin embargo, un aumento en el gasto de apalancamiento ha dejado hogares endeudados. Por ejemplo, la deuda de los hogares se situó en alrededor del 87 por ciento del PIB en 2013, uno de los porcentajes más altos de Asia. Es probable que el crecimiento del consumo se reduzca de manera importante en 2015.

En resumen, la economía en Malasia afronta el 2015 con una previsión de crecimiento a medio plazo del 4 o 5%, si bien es probable que se enfrente a vientos en contra derivados de la inflación, la elevada deuda de los hogares y la ralentización del crecimiento de China.

 

Singapur

Discreto crecimiento debido a la volatilidad global.

 

Las perspectivas de crecimiento a corto plazo de Singapur se han visto frenadas por una recuperación desigual de la economía global. En 2013, las exportaciones nacionales no petroleras representaron el 45 por ciento  del PIB de Singapur. Actualmente, sin embargo, una

desaceleración en China, una recesión en Japón, y un casi nulo crecimiento de la zona euro están pesando sobre el comercio de Singapur. Una vivienda sobrevalorada y una  deuda de los hogares muy alta, se encuentran entre la lista de las preocupaciones del país.

Por otra parte, la política monetaria de Singapur sigue lidiando con la inflación por encima del promedio debida a salarios más altos y una alza anticipada de las tasas de interés en EEUU a finales de 2015.

El sector de la vivienda sigue mostrando signos de debilidad. Los precios de las propiedades residenciales privadas bajaron por cuarto trimestre consecutivo, reduciéndose un 0,7% en el tercer trimestre de 2014. Las caídas se deben a medidas de enfriamiento del sector introducidas en 2009 para evitar una burbuja inmobiliaria y que se intensificaron en 2013 creando un lastre para la demanda de viviendas.

Las medidas para frenar la vivienda sobrevalorada, también están dirigidas a mantener bajo control el endeudamiento de los hogares. Según datos del tercer trimestre de 2014, la deuda de los hogares en Singapur se sitúo en el 76,3% del PIB.

Se espera que el crecimiento de Singapur permanezca menos robusto en los próximos trimestres. En el frente interno, será necesario que el gobierno vigile de cerca el ritmo y la trayectoria de las medidas correctoras tomadas en el mercado de la vivienda para garantizar que no haya descensos bruscos en el precio. Singapur puso en marcha en 2010 un plan de restructuración económica a 10 años que se encuentra ahora en la mitad de recorrido. Hasta que el crecimiento de la productividad no comience a tomar ritmo, Singapur seguirá enfrentándose a una pérdida de competitividad de las exportaciones junto con una recuperación global desigual y un comercio global moderado que seguirán ejerciendo una influencia negativa en su crecimiento económico.

 

Revisa el informe completo  “Asia Pacific Economic Outlook”.

Sabrina Veral Borja

Responsable del Observatorio de Mercado

Unidad Inteligencia Competitiva. Área Habitat.