OPORTUNIDAD: Acceso a energía y recursos

Los problemas de las ciudades son claros y uno de los más importantes es la sosteniibilidad y el acceso a la energía ¿cuál es el papel de la cerámica como material que recubre la ciudad?
¿Cómo gestionamos la energía y el acceso a los recursos en la ciudad? La ciudad del futuro parece ser una ciudad completamente autosostenible con la capacidad de generar la energía que necesita para todos los servicios necesarios. Esta utopía urbana se está traduciendo en sistemas de generación de energía integrados en el paisaje urbano. En los últimos años vemos gran cantidad de proyectos que buscan reducir el impacto visual sobre el entorno.
 
La cuestión energética es tratada en las políticas urbanas y arquitectónicas bajo el ángulo prioritario de la limitación del impacto sobre el clima, reduciendo las emisiones de gases que provocan el efecto invernadero desde la perspectiva del factor 4 (objetivo europeo de dividir entre 4 las emisiones de aquí al 2050). A día de hoy numerosas ciudades desarrollan un ‘mix’ energético a partir de diferentes ingredientes: el viento, el sol, la biomasa y los desechos.
 
Arbre a vent de New Wind es un sistema de turbinas generadoras de electricidad que se reintroduce en el sistema eléctrico urbano.
 
Enercity es un proyecto europeo cuyo objetivo es generar un producto fotovoltaico flexible para producir electricidad a través del mobiliario urbano de las ciudades.
 
Estaciones de recarga solar para coches eléctricos de Luminexence, diseñado por  Giancarlo Zema Design Group.
 
 
El sector del mobiliario urbano afronta grandes transformaciones con retos complicados. Por un lado, los canales tradicionales demandan un producto también tradicional y muy asentado. Por otro lado, los veloces cambios que se están dando en las ciudades y las diferentes tendencias en urbanismo obligan a las empresas a lanzar propuestas experimentales que añaden nuevas funcionalidades al mobiliario: flexibilidad, energía y aprovechamiento de recursos, elementos verdes, inteligencia ambiental…
 
Las cuestiones medioambientales ocupan un lugar prioritario en las agencias urbanas y también el sector del mobiliario urbano explora vías en las que posicionarse en esta tendencia creciente. Ejemplos de mobiliario sostenible son proyectos para la recuperación de aguas pluviales o el uso de energías alternativas.
 
WaterBench, creado por Mars Arquitects y BMW Guggenheim Lab. Este banco recolecta agua de lluvia y está compuesto de polietileno reciclado con una forma que mejora la absorción de agua. El banco puede almacenar hasta 1.800 litros de agua que se almacena en el tanque subterráneo. El agua acumulada sirve para alimentar el riego de los jardines del parque. Primeros prototipos instalados en parques de Bombay (India).
 
Algunos proyectos exploran la idea de que el ciudadano se convierte en el generador de energía. Mientras que el almacenamiento de energía cinética es una cuestión problemática y costosa, el uso de la misma dentro del entorno urbano para la carga de pequeños dispositivos es habitual dentro del sector de wearable technologies*Para los urbanistas y diseñadores, la energía cinética se ha convertido también en una fuente de innovación, a la vez que permite ofrecer determinados servicios a los ciudadanos (emergencias, recargas de móviles…) y el suministro puntual de energía para pequeñas infraestructuras urbanas.
 
CERÁMICA EN LA CIUDAD
 
La cuestión importante es desentrañar cual es el papel de la cerámica en este nuevo contexto, pero también que nuevas oportunidades se abren para encontrar vías de comercialización alejadas de los canales tradicionales. El punto débil de la cerámica es que es plano y hay poca interactividad, el punto fuerte es que es un material con capacidad de 'omnipresencia', es decir, es un envolvente, se encuentra en pavimentos públicos, tanto interiores como exteriores, también en fachadas y en el mobiliario urbano. ¿Cómo podemos aprovechar esa característica? En este sentido, el futuro de la cerámica pasa por colaborar con otras empresas del sector tecnológico que puedan completar la oferta y que empujen en la creación de innovaciones de alto valor añadido que respondan a las necesidades de las ciudades del futuro, pero también del presente. Así es al menos como lo ven los profesionales del sector cerámico y del hábitat:
 
 

 

 

Pepa Casado D'Amato

Responsable del Observatorio de Tendencias del Hábitat

Unidad de Inteligencia Competitiva. Área Hábitat.