EDITORIAL: VICENTE NOMDEDEU LLUESMA, Presidente de la Asociación Española de Fabricantes de Azulejos y Pavimentos Cerámicos (ASCER)

"Mi objetivo es defender y reivindicar las necesidades que el sector precisa para ser más competitivo"

Asumir la presidencia de ASCER ha supuesto para mí, sentimientos encontrados. Por una parte, es un honor y una oportunidad para continuar defendiendo las necesidades de un sector industrial tan relevante como es el de las baldosas cerámicas. De otro lado, el nombramiento estuvo obligado por la pérdida repentina del anterior presidente de la Asociación, nuestro gran amigo D. Isidro Zarzoso, un hombre por el que todo el sector sentía un gran aprecio y al que hay que reconocer su labor, trayectoria y cercanía.

Afronto esta nueva etapa como una continuidad del camino trazado, dado que las inquietudes del sector siguen siendo las mismas. Mi objetivo es defender y reivindicar las necesidades que el sector precisa para ser más competitivo; mejora de los costes energéticos, defensa comercial ante las repetidas trabas a la exportación, contar con unas infraestructuras adecuadas, y conseguir un mayor apoyo y reconocimiento de las diferentes administraciones. La misión de ASCER es ayudar a las empresas del sector en el escenario de competencia extremadamente dura en el mercado internacional, promoviendo todo tipo de iniciativas que mejoren nuestra competitividad.

El clúster o distrito industrial del sector azulejero nos hace únicos y competitivos en el mundo. El azulejo español es líder mundial por calidad, diseño y funcionalidad. Tenemos una de las industrias cerámicas más avanzadas del mundo en I+D+i y vamos a continuar apostando por este camino de investigación e innovación. Somos una industria netamente exportadora, factor clave para que el sector haya podido resistir y consolidarse en los años de crisis, compensando las fuertes pérdidas internas. Sin embargo, aunque el crecimiento se mantiene, aún no se han recuperado las cifras de venta previas a 2008.

En 2017 el sector azulejero ha continuado manteniendo su posición gracias a su fortaleza exportadora. El 75% de las ventas totales del sector español fueron exportaciones, alcanzando los 2.686 millones € (+4,5%). Este elevado porcentaje ha ido en aumento en los últimos años, especialmente tras los años de crisis en que el mercado nacional descendió notablemente. En los dos últimos años el mercado nacional muestra un repunte de en torno al 10%, no lo suficiente para alcanzar un escenario deseable en que los porcentajes de venta fueran más equilibrados.

Las previsiones para 2018 muestran que la tendencia en el mercado nacional e internacional seguirá al alza, seguramente a un menor ritmo que en los últimos 3 años y con crecimientos moderados, a pesar de la persistencia de ciertas incertidumbres como las negociaciones del Brexit o el impacto del bloqueo de Argelia.

Creo que la crisis nos ha reforzado y ha servido para optimizar nuestros procesos y hacer un profundo análisis de hacia dónde queríamos ir. Las empresas seguimos en el camino de reflexionar y formular cada una nuestras estrategias competitivas o empresariales. Hasta ahora las empresas del sector han competido por diferenciación y/o por costes; ambas estrategias demuestran que están funcionando, pero es conveniente seguir reforzando la diferenciación y la especialización, elementos imprescindibles para conseguir un desarrollo creciente y sostenido en el largo plazo.

 

VICENTE NOMDEDEU LLUESMA
Presidente de la Asociación Española de Fabricantes de Azulejos y Pavimentos Cerámicos (ASCER)