EDITORIAL: Pablo Baigorri, Grupo Esmalglass-Itaca

¿¿QUÉ ESTÁ PASANDO CON LAS MATERIAS PRIMAS??

Mis principales preocupaciones como empresario siempre han sido la competitividad y el mercado o mercados donde se opera. En función de estas premisas hay que organizar y planificar la empresa, hay que hacerlo de fuera hacia dentro. En función del mercado o mercados se debe definir lo que hay que producir, a qué costo y cómo se ha de vender, como pensamos tantos y tantos empresarios.

Para poder competir en todo el mundo, la empresa ha de ser competitiva en  relación precio/calidad, para el producto que se quiere vender en un determinado mercado y en el caso especial de nuestro sector, estar presente en los clientes de dicho mercado con la asistencia y proximidad que los mismos demandan. El costo del transporte, los competidores locales y la lejanía de muchos mercados cerámicos importantes (Brasil, China, Indonesia, Méjico, Italia, Portugal, Turquía, etc.), junto con la necesidad de una proximidad permanente a nuestros clientes, nos llevó desde principio de la década de los 80 a internacionalizar nuestras empresas, no sólo  exportando a los diferentes mercados internacionales sino también instalando plantas productivas en multitud de países, quizás siguiendo el modelo que varias décadas anteriores implantó la multinacional americana que opera en nuestro sector.

Centrándonos en la competitividad y en concreto en nuestro especial sector de fritas, esmaltes y colores cerámicos, el factor principal del costo son los materiales que componen las fórmulas, en números redondos entre un 50 y un 60% del valor total de los ingresos, sean colores, o fritas o esmaltes, es decir un valor muy alto. Los colorantes se componen de óxidos metálicos de alto valor y las fritas y esmaltes de productos  de menor valor, pero en ambos casos sujetos a condicionantes de mercado y de divisa que afecta en gran manera a su costo. Los colorantes tienen precios de venta inferior a las fritas y esmaltes.

Los condicionantes de mercado de las materias primas son en su parte fundamental la oferta y la demanda, pero también otras circunstancias, como las medidas restrictivas que los países imponen en la exportación de ciertas materias primas y que en el pasado número de VIGILANCER se expuso con gran acierto. Es cierto que la economía mundial se ha reactivado, lo avalan todos los estudios económicos a tal fin, pero no estoy tan seguro que los incrementos de precio que se están sucediendo en las materias primas que nuestro sector industrial precisa, se deba a un incremento desmedido de la demanda. La realidad es que entre Enero 2016 y Febrero 2017, las siguientes materias primas han sufrido los incrementos que se detallan:

Alúmina                      12%

Óxido de antimonio    50%

Óxido de cobalto        60%

Óxido de cromo         35%

Óxido de estaño         40%

Óxido de titanio          52%

Silicato de Zirconio       5%

Óxido de Zinc             60%

Carbonato de Bario    15%

Todas ellas básicas en la fabricación de fritas o esmaltes o colores cerámicos.

Además hemos de considerar como parte del precio la variación del cambio € contra $, porque muchas de estas materias se cotizan en origen en dólares, están como se dice en el argot comercial dolarizadas. También en este mismo periodo el € se ha desvalorizado contra el $ en un 4%, y finalmente la energía lleva una tendencia alcista de precios que en el periodo considerado alcanza el 6,5%.

Tomando en consideración todo lo anterior, mi preocupación por la competitividad se acrecienta. Será muy difícil por no decir imposible, implantar otras medidas que nos incrementen la productividad, para poder compensar el efecto inflacionario de costos  que se va a producir por lo aquí comentado.

Para finalizar y siguiendo un poco con el tema de moda, el marketing digital, tan poco aplicado a nuestro sector, donde la asistencia presencial en la planta de los clientes es tan frecuente y costosa para nosotros, me pregunto si sería factible aprovechar las nuevas tecnologías, para monitorizar a distancia a los técnicos de las plantas de nuestros clientes y así poder prestar una asistencia de calidad, evitando parte de los costosos desplazamientos. Me refiero a videoconferencias, facetime apps, digitalización de datos y transmisión instantánea de los mismos, así como de imágenes en HD, etc., con el beneficio adicional del acortamiento del tiempo de respuesta para prestar la correspondiente asistencia.

Pablo Baigorri

Grupo Esmalglass-Itaca