Editorial: Luis Guaita es Responsable de I+D+i en VICTORIA CERAMICS SPAIN, conglomerado empresarial que agrupa a KERABEN GRUPO SAU y CERÁMICAS SALONI SAU

LA SENDA DE LA INNOVACIÓN MÁS ALLÁ DEL 2020
Luis Guaita, KERABEN Y SALONI

La innovación nos ha ayudado a llegar hasta aquí, y parece que en el futuro la vamos a necesitar más que nunca. Así pues, ¿cuál será la senda de la innovación más allá del 2020?

A las personas nos encanta poner metas, categorizar las cosas y establecer cauces o rutas a seguir. Les ponemos nombres llamativos y buscamos cifras redondas o con tirón de marketing. Simplemente, no podemos evitarlo. Otra cosa es que la realidad siga esos designios o no. La naturaleza tiene sus propios mecanismos y no entiende de nuestro capricho por fijar números y marcar objetivos. La innovación es un claro exponente en este sentido, no siempre atiende a reglas, parámetros y estándares. Por tanto, ¿el 2020 es una esquina, una puerta, un trampolín, ...? ¿qué hay más allá de esa marca?

Conforme van transcurriendo los meses del presente año nos acercamos al 2020, horizonte que desde la Unión Europea han utilizado para dar nombre a un conocido programa de ayudas a la I+D (correspondiéndose con el programa marco 8 —estando por ver que nos deparará el nuevo programa marco 9—), pero también es horizonte de cumplimiento de diversos ‘deberes’ que  la UE —y por ende la Sociedad— nos va exigiendo, como por ejemplo la reducción de emisiones de CO2 plasmada en el Acuerdo de Paris de 2015 sobre el Cambio Climático.

Las emisiones de GEIs (Gases de Efecto Invernadero) en la UE-28 han disminuido en más de un 22% en comparación con los niveles de 1990, lo que representa una reducción absoluta de 1.279 millones de toneladas de CO2 equivalente, superando así el objetivo de reducción de GEIs de un 20% para 2020, pero ¿qué deberá ocurrir para alcanzar los objetivos de reducción del 40% para 2030 y 80% en 2050? ¿será viable económicamente la electrificación de nuestros procesos?

Diría que al menos en nuestro sector, al describir la situación y perspectivas de nuestro entorno, sigue vigente el acrónimo anglosajón V.U.C.A. acuñado en los años 90 y muy utilizado en los años de crisis, que representa la Volatilidad, Incertidumbre, Complejidad y Ambigüedad existentes. ¿Cómo afrontaremos el futuro en estas condiciones?

El sector cerámico viene soportando desde hace años los efectos de la globalización, la desigual lucha con  productos alternativos de menores prestaciones como los LVT (Luxury Vinyl Tile), crecientes proteccionismos en determinados mercados, constantes incrementos en los costes de materias primas y en la energía.

En relación a este último punto, cabe indicar que por un lado sigue pendiente aclarar el futuro de la co-generación y por otro parece consolidarse la tendencia alcista de los costes energéticos. ASCER confirmaba a finales de año 2018 una subida de un 13% para ese año, apuntando que durante el 2019 podría subir otro 10% más.

La carga por tasas o cumplimiento de regulaciones tampoco es desdeñable. Más allá de cuestiones como los costes del Comercio de Emisiones (que en el periodo 2021-2025 podría tener un impacto para el sector entre los 16 y 31 millones de Euros/año), existe en Europa una importante presión regulatoria y exceso de burocracia. Recientemente se ha efectuado un estudio a instancia de la UE denominado ‘Cumulative Cost Assessment (CCA)’ encargado por la UE al CEPS, Economisti Associati y Ecorys en el que ha participado el que les escribe. Los costes acumulados en el sector cerámico europeo por el cumplimiento de regulaciones se ha valorado entre el 1.8% y el 2.8% del coste de producción, lo que sería equivalente a más del 20% de los costes energéticos medios de nuestras empresas o entorno al 9% del EBITDA del sector.

Llegados a este punto, es evidente que a las empresas se les está exigiendo grandes dosis de flexibilidad, adaptación a los cambios y habilidad para abordar nuevas situaciones.

La Innovación ha sido y va a seguir siendo una de las principales herramientas de las organizaciones para conseguir ventajas competitivas y abordar retos tan importantes como por ejemplo la digitalización, dentro de lo que se conoce como Industria 4.0. Este tema en particular aún se encuentra en ciernes en el sector, aunque a nadie se le escapa que hacer realidad un nuevo modelo de fabricación avanzada va a ser algo muy necesario para los tiempos venideros. 


Más allá del 2020 …

El papel de profesionales convenientemente preparados será cada vez más crucial. Muy probablemente las empresas deberán adaptar paulatinamente sus estrategias e incluso en algunos casos la estructura de sus organizaciones. Las áreas técnicas tradicionales siempre tendrán peso en la industria manufacturera. Pero otras nuevas podrían unirse a las de I+D, Calidad y Mejora Continua, para articular esos cambios. Podríamos hablar de ‘Comités u Oficinas de Transformación’, y no únicamente digital. Las empresas no sólo necesitarán innovación tecnológica, sino también innovación empresarial u organizativa, innovación en sostenibilidad, innovación comercial y logística, innovación en comunicación y marketing, e innovación social. Si no se pueden cubrir estos aspectos internamente habrá que contar con expertos externos que nos ayuden.

Afortunadamente no partimos de cero. En el sector siempre se ha trabajado intensamente en idear, crear y llevar al mercado tecnologías y novedades para nuestros productos. No obstante, quizás sea cierto que en muchas ocasiones esto ha sido una ‘Innovación Silenciosa’. No siempre se ha conseguido que el cliente reconozca (es decir pague suficientemente bien) productos con unas indudables cualidades, que han incorporado un diseño/acabado mejorado gracias por ejemplo a la tecnología ‘inkjet’, que han crecido en formatos hasta tamaños sorprendentes, que han llegado al mercado en versión ‘slim’ o en versión ‘extra-espesorados’, con funcionalidades más allá de lo estético, etc.

Sin duda, partiendo de las fortalezas de nuestro sector debemos apostar por conseguir productos distintivos fabricados con procesos cada vez más sostenibles. Se trata de lograr valor añadido, y esto nunca es fácil. ¡¡¡ A ver quién innova con tanta tendencia suelta … !!! Hace falta método, pero sobre todo hace falta trabajo y constancia. Sabemos que nuestros clientes esperan productos atractivos y auténticos, que cuiden de su salud, respetuosos con el entorno y justos.


Pero ¿sabemos cómo ponerlo en valor?

En KERABEN —sirva como ejemplo—, siempre hemos escuchado muy atentamente estas demandas y en consecuencia hemos desarrollado fachadas cerámicas ventiladas con capacidades descontaminantes, baldosas antideslizantes extra-suaves, de tacto súper-sedoso y de fácil limpieza, con propiedades antimicrobianas, y por supuesto con grandes dosis de diseño, por citar solo algunas características de las líneas que hoy comercializamos.

La experiencia del cliente puede mejorarse —entre otros modos— a través de la tecnología y la innovación. Así pues, en el mundo de la innovación no nos queda otra que vivir en una constante búsqueda para anticiparnos a lo que viene. Para ello en KERABEN creemos en la colaboración interna y externa, buscando en las fuentes de conocimiento como universidades y centros tecnológicos, y aproximándonos a nuestros clientes, nuestros proveedores y resto de stakeholders del eco-sistema cerámico.

En el camino hemos aprendido que al igual que hace décadas internacionalizamos nuestras ventas también tocaba ‘internacionalizar la I+D’. Buscar fuera del contexto conocido es enriquecedor y cada vez más relevante desde la necesidad de enfoques pluridisciplinares. Es importante contar con distintos puntos de vista y aplicar el concepto ‘Out of the Box’ para pensar diferente, de manera no convencional o desde una nueva perspectiva. De este modo, tal como dice Peter Drucker, la mejor forma de anticiparse va a ser crear nosotros mismos el futuro: “The best to predict the future is to create it”.

En este contexto de la innovación colaborativa aprovecho para invitarles a participar en una iniciativa que lanzamos desde KERABEN, junto con el grupo líder en electrodomésticos BSH (Bosch/Siemens/Balay/...) y la energética REPSOL y dentro del marco de la plataforma tecnológica 'MATERPLAT de materiales avanzados y nanomateriales', con el nombre de 'MATERIALES INTELIGENTES PARA EL HOGAR'. Dicha iniciativa consiste en un reto abierto a centros de investigación, start-ups, pymes innovadoras, u otras empresas, para que presenten ideas/soluciones basadas en materiales que contribuyan al bienestar de los habitantes de nuestras casas. Se seleccionaran las mejores ideas para su presentación en un evento que tendrá lugar a finales de junio, donde se mantendrán reuniones bilaterales entre los participantes y las empresas organizadoras con el objetivo de avanzar en el establecimiento de colaboraciones de desarrollo. Pueden encontrar más información en la web de MATERPLAT.

Si están ustedes pensando en seguir la senda de la innovación, seguro que nos encontraremos en ese apasionante camino. Muchos han sido los avances en nuestro sector, pero estoy convencido que éste aún nos va a emocionar y asombrar.

Luis Guaita Responsable de I+D+i en VICTORIA CERAMICS SPAIN, conglomerado empresarial que agrupa a KERABEN GRUPO SAU y CERÁMICAS SALONI SAU.

Luis Guaita

Responsable de I+D+i en VICTORIA CERAMICS SPAIN, conglomerado empresarial que agrupa a KERABEN GRUPO SAU y CERÁMICAS SALONI SAU.