EDITORIAL: Luis Carda, Director General de Fabresa

¿HACIA UN SECTOR BIPOLAR?
luis carda_fabresa

En el 2007 empezó esta crisis, que ha durado hasta la fecha,10 años ya.

En un estudio del sector realizado en 2010, entre otras se afirmaba lo siguiente:

  • Las compañías que consiguen buenos resultados en ventas, lo deben a situaciones de crecimiento en el ámbito internacional.
  • Para conseguir resultados a corto, tiene menores riesgos actuar en la reducción de costes que en la mejora de las ventas.
  • El tamaño histórico de las empresas no va a ser suficiente para asegurar niveles mínimos de eficiencia, y asegurar la competitividad a medio plazo.
  • Cada uno debe concentrar la atención y recursos en lo que mejor sabe hacer, y que le reconoce el mercado.

Esta crisis se ha llevado por delante a unos 50 fabricantes y 7.000 empleos directos

En estos momentos parece que se ha recuperado la producción que el sector tenía en esas fechas.

En este periodo se ha instalado una forma de decorar las piezas (inkjet) que ha supuesto un cambio radical en la manera de producir de las compañías. Hemos pasado de industrias que eran capaces de diferenciar sus productos por sus diseños, con su consiguiente valor añadido, a la uniformidad de diseño en casi todas las empresas.

Además, por la facilidad de producción de nuevos modelos, se ha incrementado exponencialmente la cartera de productos, que puede llegar a ser ineficaz y contraproducente.

En 2017, otro estudio del análisis financiero del 2011 al 2015, concluía:

  • La cifra de negocio sigue creciendo a dos velocidades. Las empresas grandes han crecido un 50% en 2011-2015.
  • Las compañías pequeñas muestran un margen bruto ajustado medio durante el período 2011-2015 mejor que las grandes.
  • Las empresas grandes hacen valer su mayor dimensión para obtener mayores niveles de EBITDA. No obstante lo anterior, entre las 15 compañías de mayor EBITDA (normalizado) en el período 2011-2015, encontramos 8 compañías pequeñas, 2 compañías medianas y 5 compañías grandes. Esto sugiere que la dimensión no es un factor que explica las diferencias de EBITDA (normalizado) entre empresas y que el foco estratégico es un factor clave a considerar.

Antes de la crisis, 10 empresas tenían el 35% de cuota de mercado, después de la crisis 5 compañías tienen el 50% de cuota.

Estas compañías más potentes son las que están ampliando su producción.

¿Se irá ensanchando esta diferencia con el tiempo?

¿Acabaremos con dos segmentos totalmente diferenciados, en casi todos los aspectos, o estas grandes compañías acabarán engullendo a todas las demás y monopolizarán el mercado?

¿Implicará esto que la comercialización se transformará a beneficio de los más grandes?

Todos estos interrogantes se irán resolviendo inevitablemente con el tiempo, lo que si queda claro es que los grandes grupos actúan como un rodillo, que impone precios y obliga al resto de compañías a sumarse, si pueden, a su estrategia de costes o a buscar la diferenciación en sus productos.

El problema no parece ser el tamaño de las compañías o su capacidad de ajustar costes, sino su estrategia del precio de venta.

Mientras que unas tienen márgenes ajustados y buscan la rentabilidad en el volumen, otras prefieren tener mejores márgenes, aun con volúmenes bajos, pero no lo conseguirán si no logran que sus productos estén lo suficientemente diferenciados de los grandes productores.

Estas diferencias se basan tanto en los formatos, relieves, acabados, diseños especiales, etc.… pero han de ser evidentes para los prescriptores y para los usuarios.

Además estos productos, por sus volúmenes de ventas, no deberán tener una cuota de mercado importante, o formarán parte de los objetivos comerciales de estas compañías y serán incluidos en su cartera, y dejarán de ser rentables para las compañías que necesitan trabajar con márgenes más elevados.

En resumen, las grandes empresas fabrican importantes cantidades de material y necesitan de grandes volúmenes de ventas, para lo cual comercializan a precios muy competitivos. En esta liga solo pueden jugar ellos, los demás deberán buscar otras canchas de juego para poder sobrevivir.

 

Luis Carda

Dtor. General de FABRESA