EDITORIAL: Alejandro Martín, Gerente de Digit-S

Hoy en día, aún con los mercados polarizados, “o eres diferente o eres barato”. Hasta para ser barato es necesario innovar

Varios actores son los que hoy en día tienen su importancia en el proceso de creación del diseño digital en la industria cerámica. Desde los fabricantes de tintas, los fabricantes de máquinas y los fabricantes de software de gestión de color, hasta los diseñadores que transforman la creatividad en un producto cerámico atractivo para el mercado.

Todos ellos se enfrentan a un proceso de digitalización de la cerámica que, como en cualquier otro sector, supone una adaptación a las nuevas exigencias del producto y de los clientes.

Hoy en día, aún con los mercados polarizados, “o eres diferente o eres barato”, hasta para ser barato es necesario innovar. Controlar los procesos, controlar los costes y mejorarlos en aquellas partes en las que sea posible, es fundamental si queremos seguir compitiendo en un mercado globalizado como el actual.

Como consecuencia a esta necesidad, empieza a introducirse el concepto de Industria 4.0, es decir, la digitalización de todas las fases que intervienen en el proceso de fabricación. Trasladado al sector cerámico, la Industria 4.0 no es más que la digitalización de todas las fases del proceso de fabricación cerámico, desde la carga de tierra, el prensado, el esmaltado y la decoración, hasta llegar a la digitalización del horno.

Controlar cada uno de los procesos e interconectarlos digitalmente para poder sacar el máximo partido es fundamental para conocer los costes actuales y obtener los datos necesarios para trabajar en aquellas áreas en las que exista posibilidad de mejora, porque tal como aparecía en la revista Ceramic World Review Nº118, el precio medio de venta de los productos cerámicos Españoles es de 6,5€/m2, mientras que el de Italia es 13,7€/m2, y el de otros países está entre 3,4€/m2 y 5,9€/m2, lo que refleja la importancia que tiene para el sector español la mejora en el control de costes y de procesos.

En la pasada Feria de Tecnargilla 2016 vimos como diferentes actores del sector hablaban de Industria 4.0 y hacían sus propias propuestas, caracterizadas por la interconexión de las máquinas y los sistemas de control de la producción, y todo ello con un intercambio de información hacia el exterior.

Este nuevo paradigma productivo, implicará obligatoriamente el uso de software para poder controlar de manera correcta todos estos procesos, y aquellos que tarden más tiempo en adaptarse a las nuevas tecnologías corren el riesgo de quedarse atrás en la carrera e incluso desaparecer.

Las carreras de la F1 hoy no las gana el que tiene el coche más potente, sino el que tiene mejor software para controlar sus procesos e interpretar los datos para dotar al hardware de mejores prestaciones en un momento concreto.

 

Alejandro Martín, Gerente de Digit-S